sábado, 12 de febrero de 2011

Manuel Altolaguirre - Las islas invitadas


Cerrando los ojos

Huyo del mal que me enoja
buscando el bien que me falta.
Más que las penas que tengo
me duelen las esperanzas.

Tempestades de deseos
contra los muros del alba
rompen sus olas. Me ciegan
los tumultos que levantan.

Nido en el mar. Cuna a flote.
La flor que lucha en el agua
me sostiene mar adentro
y mar afuera me lanza.
Cierro los ojos y miro
el tiempo interior que canta.


"Huyo del mal que me enoja
buscando el bien que me falta.
Más que las penas que tengo
me duelen las esperanzas"

3 comentarios:

mentes alternas dijo...

Hola como estas

Soy Fernando Peña, represento a una red de blogs en Internet y me gustaría que compartiéramos enlaces recíprocos este blog y uno mio.

Te invito a que le des un vistazo, es un blog que esta en crecimiento continuo, actualmente tenemos 15 000 visitas al mes aproximadamente, y estamos trabajando para llegar al millón.

Te dejo la URL del blog por si te interesa:
http://www.mentesalternas.com

mi correo para servirte: my.free.style@hotmail.com

Isaura del Valle dijo...

Qué triste este verso que destacas en negrita. Cuando la esperanza debiera, al menos, aliviarle; no sólo no lo consigue, sino que la teme más que a sus propias penas...
No hay consuelo.

Abrazos

geminis dijo...

la esperanza no debe dolor, porque es lo que nos alimenta en los momentos de desesperación, =) te envio un beso y un abrazo.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, ¡Gracias por tu comentario!