jueves, 7 de abril de 2011

Carson McCullers - La Balada del café triste


"A la gente, cuando no es completamente tonta o está muy enferma, no se la puede coger y convertir de la noche a la mañana en algo más provechoso. Así que la única utilidad que miss Amelia veía en la gente era poder sacarle el dinero"


"En el pueblo se decía que si miss Amelia tropezaba con una piedra en la carretera, miraba inmediatamente a su alrededor para ver a quién podría demandar"

"La mayoría preferimos amar a ser amados"

"El amor es una experiencia común a dos personas. Pero el hecho de ser una experiencia común no quiere decir que sea una experiencia similar para las dos partes afectadas"

"La gente no se siente nunca tan a sus anchas ni tan libre de cuidados como cuando entrevé la posibilidad de alguna conmoción o calamidad"

"Le gustaba ver trabajar a los demás, como les pasa a todos los vagos de nacimiento"

"El corazón herido de un niño se encoge a veces de tal forma que se queda para siempre duro y áspero como el hueso de un melocotón. O, al contrario, es un corazón que se ulcera y se hincha hasta volverse una carga penosa dentro del cuerpo, y cualquier roce lo oprime y lo hiere"

"Existe un tipo de personas que tienen algo que las distingue de los mortales corrientes; son personas que poseen ese instinto que solamente suele darse en los niños muy pequeños, el instinto de establecer un contacto inmediato y vital entre ellos y el resto del mundo"

"Pero a la vida de un hombre no se le ha puesto precio: nos la dan de balde y nos la quitan sin pagárnosla"

"Es preferible caer en manos de nuestro peor enemigo que enfrentarnos con el terror de vivir a solas"


1 comentarios:

Adrián J. Messina dijo...

Hasta me parece tan gracioso...
Pero es así, el verse rodeada de mentes que la acosan, busca en la muchedumbre el que caerá en su telaraña.
Genial el extracto.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, ¡Gracias por tu comentario!