miércoles, 9 de noviembre de 2011

Charles Bukowski - Hollywood

"- Esta - dijo Lido Mamin - es nuestra fuerza aérea.

El primer aviador venía corriendo por una larga hilera de tablas. Corría muy deprisa. Cuando llegó al final de la pista de madera, saltó al aire y agitó los brazos. Luego aterrizó. Después apareció corriendo el siguiente aviador. Repetición .
El siguiente aviador.
El siguiente.
Debía de haber unos catorce o quince aviadores. Cada vez que saltaban daban un pequeño grito, en su rostro aparecían carcajadas y regocijo. Cuando comprendías el porqué, resultaba extraño: todos se reían de lo ridículo que era aquello pero todos se lo creían.

Después del último despegue y aterrizaje, Mamin se volvió hacia la cámara:
- Por ridículo que parezca, es muy importante. En nuestro fuero interno estamos preparados para aquello que no tenemos en realidad. Algún día tendremos nuestra Fuerza Aérea. Mientras tanto, no nos hundimos en el escepticismo"

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, ¡Gracias por tu comentario!