viernes, 4 de diciembre de 2009

En brazos de la mujer madura III- Stephen Vizinczey

"Ella se deleitaba en todos los movimientos, o, simplemente, sólo con tocar mis huesos y mi carne. Maya no era de esas mujeres para las que el orgasmo es la única recompesa por una actividad pesada: hacer el amor con ella era consumar una unión, no la masturbación interna de dos desconocidos en una misma cama".

1 comentarios:

Lia dijo...

Wenas!! Esa última frase me gusta, es una manera diferente de expresar el mismo concepto, pero se acerca inquietántemente a la realidad.
BSS

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, ¡Gracias por tu comentario!