martes, 29 de diciembre de 2009

En brazos de la mujer madura - Stephen Vizinczey

"- Te quiero
- No digas eso - Protestó Paola, perdiendo la alegría. Se subió la manta hasta el cuello, impidiéndome recrearme con su cuerpo-. Me haces sentir en la obligación de decir lo mismo. Y no puedo decir eso. No sería verdad.
- ¡Pues vamos a mentir!
- Si tú puedes mentir, yo no."

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, ¡Gracias por tu comentario!