domingo, 20 de junio de 2010

Henry Thoreau - Una vida sin principios



- "Los caminos por los que se consigue dinero, casi sin excepción, nos empequeñecen. Haber hecho algo por lo que tan sólo se percibe dinero es haber sido un auténtico holgazán o peor aún. Si un obrero no gana más sueldo que el que le paga su patrón, le están engañando, se engaña a sí mismo. [...] Se te paga para que seas menos que un hombre"


- "El propósito del obrero debiera ser, no el ganarse la vida o conseguir un buen trabajo, sino realizar bien un determinado trabajo [...] No contrates a un hombre que te hace el trabajo por dinero, sino a aquel que lo hace porque le gusta."

- "Un hombre eficiente y valioso hace lo que sabe hacer, tanto si la comunidad le paga por ello como si no le paga. Los ineficaces ofrecen su ineficacia al mejor postor”

-“Si tuviera que vender mis mañanas y mis tardes a la sociedad, como hace la mayoría, estoy seguro de que no me quedaría nada por lo que vivir […] No hay mayor equivocación que consumir la mayor parte de su vida en ganarse el sustento […] Debéis ganaros la vida amando”

- “Así de vacía e ineficaz es nuestra conversación cotidiana. Lo superficial lleva a lo superficial. Cuando nuestra vida deja de ser íntima y privada, la conversación degenera en simple cotilleo”.

- “Eso que llaman política es algo tan superficial y poco humano que en la práctica nunca he reconocido que me interesara”

***

Gracias a Lia por la aportación.

2 comentarios:

Isaura del Valle dijo...

Muy bonita, y rosa, y dulce, y también triste como suele ser la vida de las princesas,si pensamos realmente cómo es su vida, sobre todo para las que no han nacido-princesas, la historia reciente nos lo está mostrando..., suelen ser palomas, atrapadas entre barrotes de oro y de platino...

Gracias Dorian.

Dorian dijo...

Creo que este comentario se refiere a la Sonatina de Rubén Darío..

Palomas atrapadas:
"La princesa no ríe, la princesa no siente;
la princesa persigue por el cielo de Oriente
la libélula vaga de una vaga ilusión..."

Un abrazo Isaura.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, ¡Gracias por tu comentario!