jueves, 12 de mayo de 2011

Arto Paasilinna - La dulce envenenadora

"[...] Aun así, Finlandia era la tierra prometida de la burguesía. Un modesto artesano del crimen de baja extracción social no tenía la menor posibilidad de poner a prueba su talento como estafador; tenía que conformarse con pequeños hurtos y agresiones, rapiñas de estar por casa. Los peces gordos se reservaban los golpes sustanciosos, se llenaban los bolsillos con el dinero público y lo dilapidaban en el extranjero"

4 comentarios:

geminis dijo...

hola como estas, hay un premio para ti en mi blog, que tengas buena semana.
besitoss

An Wild dijo...

Gracias Géminis, me pasaré por ahí.
Un abrazo.

Ricardo Baticón dijo...

Hola An!

Llevaba un tiempo sin pasarme por tu blog!... He tenido un par de meses complicados con el tiempo... Junio y julio me vienen más tranquilos (en principio) y prometo pasarme con mucha más calma por aquí!

Ah, y gracias por pasarte por mi blog!

Un abrazo!

Isaura del Valle dijo...

Parece ser que el mundo desde que los humanos aparecimos
el abuso de poder de los peces grandes campaban y campan por doquier y en todas las etapas. ¿Es que no va a cambiar nunca esto, con todo lo civilizados que estamos, con lo bien educados...?

....

Cómo duelen estas gentes, y qué dañinas son.
Besos.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, ¡Gracias por tu comentario!