jueves, 25 de febrero de 2010

La hermandad de la uva - John Fante

"[... ] Un cangrejo avanzaba hacia él, deslizándose por el reluciente suelo de baldosas [...].
Entonces rompí a llorar. Me senté en la camilla, me abracé las rodillas y lloré, porque el mundo estaba corrompido y lo único que acudía en mi ayuda era aquel puñado de animalejos que eran los causantes de todo"

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, ¡Gracias por tu comentario!