sábado, 27 de febrero de 2010

Tres rosas amarillas - Raymond Carver

Tres rosas amarillas

Chejov no creía, jamás había creído, en una vida futura. No creía en nada que no pudiera percibirse a través de cuando menos uno de los cinco sentidos. En consonancia con su concepción de la vida y la escritura, carecía -según confensó en cierta ocasión- de una visión del mundo filosófica, religiosa o política. Cambia todos los meses [...]"

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, ¡Gracias por tu comentario!