jueves, 8 de abril de 2010

Un hombre que duerme - Georges Perec

"Sin embargo no eres de esos que pasan sus horas de vigilia preguntándose si existen y por qué, de dónde vienen, qué son, dónde van. Nunca te has interrogado seriamente sobre qué es anterior: si el huevo o la gallina. Las inquietudes metafísicas no han cincelado notablemente los rasgos de tu noble rostro. Pero nada queda de esta trayectoria rectilínea, de este movimiento hacia delante donde fuiste, desde siempre, invitado a reconocer tu vida, es decir su sentido, su verdad, su tensión: un pasado rico en experiencias fecundas, en lecciones bien retenidas, en radiantes recuerdos de infancia, en resplandeciente bienestar campestre, en estimulantes vientos marinos, un presente denso, compacto, recogido como un muelle, un futuro generoso, reverdeciente, aireado. Tu pasado, tu presente, tu futuro se confunden: son únicamente la pesadez de tus miembros, tu migraña insidiosa, tu lasitud, el calor, la amargura y la tibieza del Nescafé."

2 comentarios:

Soy beatriz dijo...

Qué lindo texto!!! me gusta la forma tan natural de describir al personaje. Muy bueno!!!
Un beso.

Dorian dijo...

Si, tiene su punto. Al final todo se confunde en el tiempo.

Un beso Beatriz! :)

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, ¡Gracias por tu comentario!