lunes, 22 de marzo de 2010

Mientras agonizo - William Faulkner

Addie

"Fue cuando aprendí que las palabras no sirven para nada; que las palabras no se corresponden ni siquiera con lo que tratan de decir. Cuando nació comprendí que maternidad había sido inventado por alguien que tenía que tener una palabra con que llamarlo, porque a los que tienen hijos no les interesa si existe una palabra para llamar eso o no. Comprendí que el miedo fue inventado por alguien que nunca había sentido el miedo; y el orgullo, por quien nunca había tenido orgullo. Comprendí que había sido eso, no que tuvieran las narices sucias, si no que nos habíamos tenido que usar unos a otros por medio de las palabras como arañas que se cuelgan por la boca de una viga, se balancean y retuercen sin tocarse nunca, y que sólo por medio de la vara mi sangre podría mezclarse con la suya en una sola corriente. Comprendí que había sido eso, no que mi soledad hubiese tenido que ser violada una y otra vez cada día, sino que nunca había sido violada hasta que llegó Cash
[Su primer hijo].
Ni siquiera de noche por Anse.


También él tenía una palabra. Amor, lo llamaba. Pero yo llevaba mucho tiempo acostumbrada a las palabras. Sabía que esa palabra era como las demás; sólo una forma de llenar una carencia; que cuando llegase el momento preciso uno no necesitaría una palabra para llamarlo, como no la necesitaba para el miedo o el orgullo. Cash no necesitaba decírmela a mí, ni yo a él, y yo decía: Que la use Anse si quiere. Conque era lo mismo Anse o amor que amor o Anse: no importaba.

[...]

Pensaba en cómo las palabras suben derechas en una fina línea rápida e inofensiva, y de qué modo terrible los hechos se quedan a ras del suelo, pegados a él de modo que al cabo de un rato las dos líneas están tan separadas que una persona no las puede pisar a la vez; y que pecado y amor y miedo sólo son sonidos que las personas que nunca pecaron ni amaron ni tuvieron miedo usan para eso que nunca sintieron y no pueden sentir hasta que se olviden de las palabras."

2 comentarios:

LuciA dijo...

gracias por esta selección de fragmentos.
Me encanta este lugar.
Un abrazo, Lucia

Dorian dijo...

Pues eres bienvenida, Lucia.
Gracias por pasarte.

Otro abrazo para ti.

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido, ¡Gracias por tu comentario!